Saltar al contenido

Las Mejores Actividades para Aprender a Escribir el Nombre

Desde antes de entrar a la escuela, los niños tienen interacción con el mundo escrito y van reconociendo que los símbolos representan una palabra o una oración y es por ello que para algunos infantes no es complicado aprender a escribir su nombre.

praxias y escritura
Es importante que en clases se trabajen las praxias como un precurrente a la escritura

A partir de los tres años de edad, el nombre de cada alumno y alumna debe estar presente en el aula y ocupar un espacio importante: en la lista de alumnos de la clase,  deben estar señalados en el colgador, en las carpetas o libretas, en el lugar donde guardan sus trabajos, en su material escolar, etc.

No se trata únicamente de mirar los nombres propios escritos en el aula. Se trata de leerlos, reconocerlos y escribirlos: al pasar lista, al repartir el material, al ver los que faltaron a la clase, etc.

A continuación te presentamos una gran variedad de actividades lúdicas, que tanto como docente de preescolar o primaria, puedes implementar dentro de tu secuencia didáctica.

Actividades para tu Secuencia Didáctica del Nombre Propio

Recuerda que no sólo se trata de que el niño escriba, sino que juegue y se divierta aprendiendo. ¡Vamos a comenzar!

• Usar gafetes:

El hecho de que el niño tenga puesto o colgado su nombre hace que esté en constante interacción con él y que desarrolle la percepción visual. Es un excelente recurso para cuando se inicia el curso escolar y puedes personalizarlos con los personajes animados del momento.

gafetes

• Usar pinzas:

Entregar al niño su nombre en una tarjeta (se puede incluir su foto) y con pinzas para colgar la ropa deberá armarlo. Esta actividad permite desarrollar la motricidad fina y reconocer las letras de su nombre, la cantidad y el orden en que se deben de colocar.

• Nombre escondido:

Para esta dinámica, se esconden tarjetitas de colores con los nombres de los niños y se les pide que busquen su nombre. Ya verás que entre ellos comienzan a desarrollar el lenguaje al ponerse de acuerdo y al ayudarse.

• Letras imantadas:

Con estas letras pueden formar su nombre, el de un compañero o el de objetos, animales o cosas. Además pueden usarlas con el material del siguiente punto.

• Usemos la plastilina:

Les encanta este recurso, además permite estimular el área sensoriomotriz. Pueden hacer tiras e irles dando forma para hacer su nombre.

plastilina
Uso de plastilina en clase

• Hacer manualidades:

No necesitan ser muy complejas. Pueden pegar cereal de colores por el contorno de su nombre, lentejuela,  o alguna figura geométrica y así transversalizas con Matemáticas.

nombre propio actividades
Pueden relacionar la letra inicial de su nombre con algún objeto. Por ejemplo A de algodón.

• Colorear:

Entrega las letras del nombre de cada niño y deja que las coloreen con crayolas, colores o con pintura. ¡El arte les fascina!

• Uso de gises:

Puedes escribir sobre una hoja su nombre para que posteriormente lo puedan remarcar con gises.

• Alfabeto móvil:

Es un recurso indispensable para la lectura y escritura, además de que es fácil de hacer y de manejar. Tienen que armar su nombre y después puedes aumentar la complejidad, como formar el de un compañero o el de algún nombre que escribas en la pizarra.

• Lista de Asistencia y de Cumpleaños:

Mientras más lugares tengas con sus nombres más pronto lo reconocerán y lo escribirán. Ellos mismos pueden marcar sus asistencia a la hora de la llegada y les encantará ver una fotografía de ellos con su nombre en el mural de los cumpleañeros.

• Hacer clasificaciones con los nombres escritos en tarjetas:

De ésta manera no sólo estarán interactuando con su nombre sino también con el de sus compañeros y entre ellos mismos se ayudarán a identificarlo. Algunas formas en que los pueden clasificar son:

– Nombre largos y cortos.
– Los que comienzan y acaban con la misma letra.
– Nombres simples o compuestos.
– Palabras que comienzan o acaban por una letra determinada.

¿Qué otra manera de clasificar se te ocurre?

• Rompecabezas:

Escribe en una tarjeta su nombre y recortarla en varias partes para que los alumnos traten de armarlo correctamente.

rompecabezas

• Adivinanzas:

Aquí te presentamos dos ideas:

-Un niño toma una etiqueta con un nombre, los demás tienen que adivinar cual es el nombre a partir de la información recibida. La descripción puede ser referida tanto a las letras de su nombre como a los rasgos físicos de la persona.

-La profesora va escribiendo poco a poco el nombre de uno de los niños y ellos tienen que adivinar de cuál se trata. Poco a poco se irán agregando segmentos silábicos del nombre.

• Inferencias:

Los niños deberán inferir cuál es el nombre al que la docente se refiere considerando la información brindada. Por ejemplo, la profesora puede decir:
– Es el nombre de un niño;
– Comienza con la letra;
– Su nombres se termina con la letra;
– Se sienta junto a;

• Semejanzas y diferencias:

La profesora dice dos nombres y luego pregunta si son semejantes. ¿Se parecen cuando los escribo? (Escribirlos). Justificar en qué se parecen o por qué no se parecen.

• Usar la biblioteca del aula:

Buscar en los cuentos de la biblioteca de clase palabras que empiecen como su letra inicial. También implica leerles historias y dejarles en claro la importancia de saber escribir y leer.

• En busca del nombre:

Distribuir tarjetas con los nombres en toda la clase, puede ser en sillas, suelo, sobre las mesas y decirles que al entrar cada uno debe buscar y sentarse sobre la tarjeta que tenga su nombre.

• Parados y sentados:

Empezar a escribir en la pizarra un nombre. Los niños cuyo nombre empieza por esa letra se ponen de pie. Poner la segunda letra y los que no la tengan se sientan. La actividad termina en el momento en que identifican de quién se trata el nombre escrito.

• Proyecto literario:

Hacer un fichero con los personajes de los cuentos que se van leyendo, hacer un dibujo de dicho personaje y escribir, por ejemplo: Caperucita como Claudia. Esto permite hacer una conexión. También puede ser un proyecto poético.

• Ejercicios de caligrafía:

Esto puede complementar a la escritura del nombre pero sólo cuando ya existe la suficiente maduración.

No olvides que es muy importante la comunicación y la relación que tengas con los alumnos y con los padres para motivarlos a que tengan confianza y que colaboren en el proceso. ¿Cuál de todas nuestras ideas te gustó más?