Saltar al contenido

Paulo Freire y la Pedagogía del Oprimido

En pleno siglo, la educación de muchos países sigue teniendo como base la memorización y mantienen a los alumnos reprimidos de poder demostrar todas sus habilidades y conocimientos. Las aportaciones de Paulo Freire han sido importantes en el desarrollo de las ideas pedagógicas y aquí conocerás más sobre ellas. ¡Te invitamos a que sigas leyendo y que conozcas más!.

pedagogia del oprimido resumen

Las  preocupaciones e ideas de Freire lo llevaron a la construcción de una pedagogía enfocada en culturalizar las clases populares. Su visión se centraba en la concepción de una educación libertaria a través de una pedagogía que se realizará con la clase de los oprimidos. Es lo que llamó como la  pedagogía del oprimido.

Biografía de Paulo Freire

El educador brasileño nació el 19 de Septiembre de 1921 en San Paulo Brasil y  fue uno de los más influyentes teóricos educativos en la educación del siglo XX. Creció en la pobreza y vivió la Gran Depresión de 1929.

Ingresó a la Universidad de Recife en 1943 en la Facultad de Derecho, pero se dedicó  a la filosofía y a la psicología del lenguaje. Trabajó con niños pobres analfabetas aplicando su método ortodoxo basado en la teología de la liberación.

Escribió el libro “La educación como práctica de la libertad” en 1967. Murió el 2 de Mayo de 1997 pero sus pensamientos siguen vigentes.

paulo freire libros

Libros de Paulo Freire 

Te presentamos algunos libros que te ayudarán a comprender más su teoría y sus aportaciones a la educación:

Ver más en Amazon

Pensamiento de Paulo Freire

A continuación te mostramos conceptos importantes que Freire definió según su filosofía:

Educación:

La educación es el arma de lucha contra el atraso y la pobreza. La educación es un arma vital para la liberación del pueblo y la transformación de la sociedad y por ello adquiere una connotación ideológica y política claramente definida.

Hombre:

El hombre es un ser inconcluso, que tiene vocación histórica de liberación y humanización, que entiende que su vocación de ser más no puede lograrse a costa de que los demás sean menos.

Sociedad:

Es el resultado de la acción consciente, reflexiva, comprometida y solidaria de hombres que entienden que no debe de haber opresores ni oprimidos sino seres humanos que tienen un destino histórico en un mundo que debe ser diferente.

Profesor:

El papel del educador es el de proporcionar las condiciones para que el educando pase del nivel de la opinión al nivel del conocimiento en su comprensión del hombre y del mundo.

Alumno:

Son seres vacíos a quienes el mundo llena de contenidos. Son sólo seres pasivos y receptores.  

capitulo 2 pedagogia del oprimido

Las Máximas de Paulo Freire

La teoría y la educación popular de Freire se basan en las siguientes 21 máximas:

  1. Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Muchas veces los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.
  2. La visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado. Todo debe tener un significado del por qué y para qué. Los temas educativos se deben relacionar con lo que le pase al alumno en la vida diaria.
  3. Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos.
  4. Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo.
  5. Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando.
  6. Enseñar exige seguridad, capacidad profesional y generosidad.
  7. Enseñar exige saber escuchar. Tanto de los profesores a los alumnos como viceversa.
  8. Nadie es, si se prohíbe que otros sean.
  9. La Pedagogía del oprimido, deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación.
  10. No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión.
  11. Decir la palabra verdadera es transformar al mundo.
  12. Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa.
  13. El hombre es hombre, y el mundo es mundo. En la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación.
  14. El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas
  15. Solo educadores autoritarios niegan la solidaridad entre el acto de educar y el acto de ser educados por los educandos.
  16. Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre
  17. La cultura no es atributo exclusivo de la burguesía. Los llamados «ignorantes» son hombres y mujeres cultos a los que se les ha negado el derecho de expresarse y por ello son sometidos a vivir en una «cultura del silencio».
  18. Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra.
  19. Defendemos el proceso revolucionario como una acción cultural dialogada conjuntamente con el acceso al poder en el esfuerzo serio y profundo de concienciación.
  20. La ciencia y la tecnología, en la sociedad revolucionaria, deben estar al servicio de la liberación permanente de la HUMANIZACIÓN del hombre.
  21. La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

resumen capitulo 3

Resumen del Libro “La Pedagogía del Oprimido”

Enseguida brindamos una síntesis del libro más popular de Freire:

Capítulo I

El primer capítulo trata de definiciones de pedagogía, habla sobre el método de concienciación, se habla de la alfabetización como la llave para la libertad y que la liberación es tarea del oprimido y no del opresor.

Paulo Freire sustenta una pedagogía en la que los individuos aprenden a cultivarse a través de situaciones de la vida cotidiana. No se trata en si de una pedagogía del oprimido sino que es una pedagogía donde el individuo debe de construir su realidad a través de las circunstancias que se generan en el vivir cotidiano. Según él, los textos que el individuo construye le permiten reflexionar y analizar el mundo en el que vive, pero no le sirven  para adaptarse a él.

La gran tarea humanista e histórica es liberarse a sí mismo y a los opresores. El gran problema radica en cómo podrán los oprimidos, como seres duales, inauténticos, que “alojan” al opresor en sí, participar de la elaboración de la pedagogía liberadora. Mientras vivan la dualidad en la cual ser es parecer y parecer es parecerse con el opresor, es imposible hacerlo. La pedagogía del oprimido no puede ser elaborada por los opresores.

En necesario considerar lo siguiente que está relacionado con la pedagogía libertadora: en un primer momento, los oprimidos buscan la liberación en la lucha y a través de ella tienden a ser opresores.

Freire habla de una pedagogía libertadora en donde el método deja de ser instrumento del educador con el cuál manipula a los educandos porque se transforman en la propia conciencia.

Paulo Freire menciona algo importante: “La superación auténtica de los opresores-oprimidos no está en el cambio de lugares, ni en el paso de un polo a otro, ni tampoco radica en el hecho de que los oprimidos de hoy en nombre de la liberación, pasen a ser los nuevos opresores”.

La propuesta de Freire implica dos momentos distintos de manera progresiva: una se refiere a tomar conciencia de la realidad en la que vive el individuo, como ser oprimido siempre sujeto a las determinaciones de los opresores; mientras que el  otro punto consiste en la iniciativa de los oprimidos para luchar frente a los opresores y liberarse para llegar a la praxis.

Capítulo II

La educación no debe de ser bancaria sino que debe de ser problematizadora; esta última se caracteriza porque una mentalidad  crítica es  revolucionaría, mientras que la otra es conformista.

Aquí Freire habla sobre las principales características de la educación actual, y entre ellas menciona la memorización excesiva que se da en las aulas de clase, sin analizar la esencia, por ejemplo: el alumno memoriza que 2 veces 4 da como resultado 8, sin percibir lo que realmente significa 2 por 4; ésta situación hace que Freire conciba a los alumnos como recipientes en los cuales se depositan conocimientos, en donde el maestro es un depositario y los conocimientos son los depósitos que l profesor realiza diariamente y como algo normal; por ello la comparación con un banco.

Freire dice que la educación bancaria mantiene y estimula la contradicción y por ello ocurre lo siguiente:

  • Los papeles están definidos ya que el maestro es el que educa y el alumno es el educando.
  • El maestro es el que todo lo sabe y el alumno es el que no sabe y por ello va a aprender.
  • El educador es el que piensa y el educando es el objeto pensado.
  • El maestro es el que habla en clase y el alumno es el que escucha atentamente.
  • El educador es quien disciplina y los educandos son los disciplinados.
  • El educador es quien opta y preinscribe su opción mientras los educandos son los que siguen la preinscripción.
  • El maestro actúa y el alumno tiene la ilusión de que actúa.
  • El educador es quien escoge el contenido programático y los educandos, a quienes jamás se les escucha, simplemente se acomodan a él.
  • El maestro es el sujeto del proceso y los educandos son meros objetos.

Capítulo III

Se hace hincapié en que la dialogicidad es esencia de la educación como práctica de la libertad, es acción y reflexión ya que mediante el diálogo se hacen los hombres y no en el silencio.

En este capítulo se habla sobre el uso el diálogo como  elemento del aprendizaje  y como práctica de la libertad es indispensable ya que el hombre no se hace en el silencio, sino en la palabra, la acción y la reflexión; dialogicidad que debe establecerse entre el educador y el educando para que así se pueda dar una buena relación.

Es importante establecer diálogo con el pueblo y para ello se necesita emplear un lenguaje similar al de las costumbres del individuo porque esto propiciará una interacción. El docente debe establecer relaciones con las autoridades educativas, con los padres de familia, los alumnos, los compañeros maestros y demás. Estas relaciones no son sencillas y deben adaptarse a la comunidad en la que va a desempeñar su servicio.

Cuando se desea investigar el tema generador, se debe acudir hasta el lugar donde se encuentran los individuos que se pretenden liberar e investigar el pensamiento de ellos para no descontextualizar su trabajo, por el contrario se trata que la enseñanza se dé entre su propia realidad para evitar que sea un acto mecánico. Cuando el docente llega a la comunidad en la que va a desempeñar su servicio, primeramente debe conocer el contexto en el que va a trabajar, observar todas esas series de circunstancias que van a rodear a sus alumnos para así poder emplear sus técnicas y métodos de aprendizaje más viables. Ya desarrollándose en su trabajo, un maestro no debe de llegar a imponer ideas y tratar de quitar las costumbres que se tienen y solamente debería intentar quitar las ideas que no permitan el desarrollo humano.

Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión. Mas si decir la palabra verdadera que es trabajo, que es praxis,  es transformar el mundo, hablar no es privilegio de algunos hombres, sino derecho de todos los hombres. Precisamente por esto, nadie puede decir la palabra verdadera solo, o decirla para los otros. Decir la palabra implica un encuentro de los hombres para esta transformación.

Capítulo IV

Aquí se hace una comparación entre la antidialogicidad y la dialogicidad. El primero sirve a la opresión y la segunda a la libertad, ya que la primera impulsa a la conquista, la división, la manipulación y la invasión cultural, mientras que la otra sirve para la unión, la colaboración, la organización y la síntesis cultural.

El opresor hace uso de la antidialogicidad para mantener su estatus de autoridad; por eso es importante conquistar a los oprimidos con el diálogo concreto repetidamente.

Otra característica de la antidialogicidad es la manipulación, que a través de la ideología busca conformar a las personas en base a sus objetivos propuestos y en ocasiones la manipulación se da  a través de pactos con la desventaja para los oprimidos.

La invasión cultural es una característica más de la antidialogicidad, en donde los oprimidos son concebidos como objetos, mientras que los opresores son autores y actores del proceso.

¿Qué opinas sobre los pensamientos de Paulo Freire? ¿Cómo vives su filosofía en tu salón de clases?