Saltar al contenido

Precurrentes para la Adquisición de la Lengua Oral y Escrita

Los seres humanos nacemos con habilidades que deben de ser desarrolladas en base a la estimulación que se nos de en casa para tener un crecimiento óptimo. Por ejemplo: si en casa mamá nos lee todos los días, los niños podrán tener un gusto por la lectura. Las actividades que se trabajen en casa ayudarán en el progreso oral y escrito ¡Aquí te decimos que se necesita para preparar al niño a la lectoescritura!

precurrentes de la lectoescritura

A continuación se desarrollan importantes procesos que los niños deben de trabajar para madurar en la lectoescritura: la percepción visual, las praxias y la motricidad. Los 3 precurrentes del lenguaje se pueden fortalecer en casa o en la escuela diariamente.

Aquí tienes algunos materiales que serán de ayuda para estimular el motor fino y grueso de los niños:

1. Percepción Visual

Es un proceso cognitivo que implica procesar la memoria visual de las palabras escritas y de los signos ortográficos, el cual precede a la escritura.

percepción visual
Cada persona tiene su propia interpretación a las cosas, imágenes, a la vida.

Exige varios aspectos:

a) Atención:

Se puede dar tanto visual como auditiva: con los ojos pueden ver las grafías y con los oídos escuchar los fonemas.

b) Discriminación visual:

Se refiere a la diferenciación de rasgos que hacen distintas las letras. Por ejemplo: la b y la d son diferentes por la posición del círculo que la conforma.

c) Almacenamiento en la memoria:

En nuestra memoria guardamos información gráfica para el reconocimiento de las palabras y las características de los signos gráficos:

  • Distinción entre las vocales y las consonantes.
  • Distinción entre letras y números.
  • Distinción en secuencias invertidas. Por ejemplo casa y saca.

Recuerda que las grafías se dividen en vocales y consonantes. Las primeras son independientes porque no requieren de otros sonidos para pronunciarse; mientras que los segundos son dependientes.

d) Adecuada relación visual ortográfica que distinga las palabras:

Aunque existan palabras que suenan igual tienen un significado diferente por su escritura. Por ejemplo: abría del verbo abrir y habría del verbo haber.

2. Las Praxias

Las praxias son las habilidades motoras adquiridas, es decir son la organización de los movimientos, más o menos complejos, realizados para un determinado fin. Por ejemplo: cambiarte la ropa. Dicho de otra manera se refieren a las prácticas motoras y es un precurrente de la escritura muy importante porque se requiere de buena coordinación para ejecutar adecuadamente una tarea.

¿En qué consisten las praxias?

Consisten en la ejecución de movimientos intencionales y organizados por parte del sujeto: pensar, sentir y hacer conforman la red constitutiva de actos aprendidos.

Ejemplo de praxias

 Praxias gráficas:

Algunas actividades que los niños pueden trabajar son: dibujar, copiar dibujos, acabar dibujos con los dedos o con algún otro instrumento, hacer caminos y recorridos, repasar contornos, unir puntos, continuar secuencias, etc.

 Praxias en la escritura:

Para estimular este tipo de praxias se requiere de hacer ejercicios de caligrafía, copiar un texto, tomar o hacer dictados.

✅ Otros ejemplos de praxias:

Consiste en implementar actividades manuales como recortar, pegar, ensartar cuerdas, elaborar construcciones, manualidades, modelados artísticos.

3. Motricidad para la Escritura

La motricidad del niño se divide en 2 partes: motricidad gruesa y fina. A continuación se precisan ambos conceptos pero primero te dejamos un vídeo con un circuito motriz muy sencillo y corto que puedes hacer en casa o en la escuela:

Motricidad gruesa

Comprende las condiciones físicas para saltar y correr que involucran músculos largos. El desarrollo del motor grueso requiere de varios aspectos:

  • Mantenimiento de la posición adecuada.
  • Tono muscular adecuado para mantener el tronco derecho.
  • Tener la cabeza alejada de la mesa (30cm.) sin contracciones musculares exagerados.
  • Poner los brazos sobre la mesa.
  • Tomar adecuadamente el cuaderno y el lápiz.

Motricidad fina

Incluye la habilidad de abrocharse la camisa o dibujar. Involucra el control de los músculos cortos. Se puede decir que la motricidad fina beneficia a la escritura de la siguiente manera:

  • Elección de la mano preferida para escribir.
  • Agarre del lápiz y control de la fuerza.
  • Coordinación viso-manual para dirigir el lápiz.
  • Movimientos básicos (cicloides), es decir, escribir de arriba hacia abajo.
  • Disociar el brazo del hombro y el cuerpo, la mano de la muñeca, los dedos de las manos.
  • Eliminar las sincinesias (movimientos innecesarios) y las contracciones musculares parásitas (labios, lengua, pierna y brazo). Por ejemplo: sacar la lengua, mover la pierna o pronunciar, todo esto al escribir.

Da click en alguna de las siguientes imágenes para obtener más información sobre los diferentes tipos de motricidad:

La escritura necesita un aprendizaje sistemático de parte del niño y organizado por el adulto. Es un aprendizaje  perceptivo-motor en el que se necesita la discriminación de las letras y la producción de movimientos controlados para automatizarlos.