Saltar al contenido

¿Por qué se porta Mal un Niño en Casa o en la Escuela?

Todos los seres humanos pasamos por malos momentos y los niños no se quedan aislados. Sin embargo, algunos pequeños exceden los límites de la ansiedad y presentan conductas de indisciplina que alteran el hogar o el salón de clases. ¿Conoces los motivos? Aquí te decimos algunas razones por las que ese pequeño puede tener un mal comportamiento.

indisciplina en clase

Un niño con un  comportamiento desafiante es aquél que no responde al uso de una orientación apropiada para su desarrollo y aprendizaje.

Un comportamiento indisciplinado puede:

  • Hacerse frecuente o difícil de cambiar.
  • Impactar en la calidad del aprendizaje.
  • Afectar en las relaciones con sus padres, compañeros o docente.

Es importante que al tener niños indisciplinados que alteren el ambiente de nuestra aula, los observemos y recopilemos información de ellos y de sus padres. ¿Has analizado tu comportamiento en clase? Las emociones del docente se transmiten y en ocasiones la mala actitud del profesor es contagiada a sus alumnos.

¿Sabías que según el Proyecto de Investigación y Evaluación (2002),  los bebés de madres deprimidas fueron menos activos, sensibles y desarrollados, tuvieron un pobre autocontrol, son agresivos y les cuenta relacionarse? Según ese estudio, 48% de las madres estaban en depresión y sus hijos tenían esas características. ¡Impresionante!

¿Cuáles son los síntomas de una madre deprimida? Están tristes, pierden el interés por cosas que les llamaba la atención, duermen poco o mucho, han sufrido una pérdida de energía, ganan o pierden peso. Nunca hay que descartar que mucho de lo que sucede en nuestra clase es reflejo de lo que sucede en la casa de cada niño.

Razones por las que un niño se porta mal

Los niños son muy astutos y muchas de las veces quieren llevar el control, ya sea en casa, con amigos o en la escuela. Estas son algunas razones por las que un alumno puede presentar ese tipo de conducta desafiante:

✏️ Quieren probar si se aplicarán las reglas:

No se vale que un día apliques la norma que estableciste y otro día no. Si ellos detectan un punto de desequilibrio o titubeo lo aprovecharán para tener conductas inapropiadas.

✏️ No entienden las reglas:

En muchas ocasiones la indisciplina es porque el lenguaje que estás usando no está a su nivel y por lo tanto no comprenden cómo deben de hacer las cosas y en qué momento.

✏️ Quieren independencia:

Desean demostrarse a sí mismos y a otros que ya son capaces de hacer las cosas sin ayuda.

✏️ Se sienten enfermos, aburridos, hambrientos o con sueño:

Es obvio que un niño con un estado de salud deficiente no tendrá ánimos de prestar atención y si las actividades que estás implementando están a un nivel elevado o inferior a su capacidad generará aburrición; por lo que en este caso siempre hay que tenerlos activos con algo y si eres docente, necesitas planificar en base a sus conocimientos previos.

✏️ No tienen una experiencia previa:

Como docentes, el inicio de nuestra planificación debe activar los conocimientos previos para saber de dónde partir; y si un niño no tiene ninguna experiencia debemos orientarlo para que comprenda el tema y no le genere frustración.

✏️ Son recompensados por una mala conducta:

Existen padres que felicitan a sus hijos por “no dejarse” de otros; estos son solo actos de machismo que generan más violencia en nuestro salón de clases. Por otro lado, tratemos de prevenir situaciones donde otros miembros del grupo alaguen malas conductas, como por ejemplo: con risas, aplausos o burlas, ya que sólo propiciará a un descontrol y tendremos un aula alborotada.

✏️ Imitan la conducta de alguno de los padres:

Los adultos somos el ejemplo de los pequeños; así que si uno de los miembros de la familia es violento puede que el hijo también lo sea.

Es necesario indagar sobre el estado emocional de cada uno de nuestros pequeños para conocer el trasfondo y ver si está en nuestras manos poder hacer algo para ayudarlo.