Saltar al contenido

Técnicas o Dinámicas para Tranquilizar a los Niños

Las estrategias calmantes se emplean para reducir el estrés o la tensión y para que  los niños sean capaces de relacionarse de la mejor manera con otros, de ser conscientes de sus emociones y de su respiración.

Te voy a mencionar algunas estrategias o técnicas que puedes implementar en tu salón de clases. Para complementar algunas  de ellas puedes usar música relajante o instrumental de fondo.

dinámicas de relajación

Puedes usar éstas dinámicas antiestrés  cada vez que sientas que el ambiente está tenso o que hay dispersión en la atención. Recuerda siempre tener en cuenta las 7 condiciones del lenguaje de Brian Cambourne, en especial la que se refiere a la expectativa de un docente hacia su alumno.

Estrategias para Calmar a Niños Inquietos

A continuación te presentaré diversos recursos que puedes implementar para mejorar el descontrol grupal:

1. S.T.A.R

Por sus siglas en inglés, significa sonreír, respirar lento, exhalar y relajarte. Los niños pueden cerrar sus ojos al realizar está dinámica de relajación. Es importante que exista concentración en la inhalación y exhalación.

Los alumnos necesitan sonreír y ser conscientes de cada parte de sus músculos; enseguida respiran lento y profundo. Después de unos cuantos segundos sueltan el aire y relajan todo el cuerpo.

2. Dejar ir

En este ejercicio, los alumnos extienden sus brazos frente a su cuerpo, inhalan y aprietan sus manos y hombros y al exhalar liberan la tensión de sus músculos.

Pueden hacer el sonido de shhh mientras exhalan como una variante a la actividad.

técnicas para relajarse
Respirar profundamente ayuda a bajar la tensión

3. El globo

Para esta técnica, los estudiantes inhalan llevando sus brazos hacia arriba, como si sus pulmones fueran un globo. Al exhalar bajan sus brazos y pueden imitar el sonido de un globo al desinflarse. También lo pueden llevar a cabo usando un globo de verdad.

4. La mariposa

Los niños mueven sus brazos de arriba a abajo según inhalen y exhalen como si fueran una elegante mariposa.

5. Respirar con la pancita

Ponen sus manos en su estómago para sentir el movimiento que realiza. Al inhalar inflan su barriga y al exhalar se desinflama el abdomen.

6. Apagar y encender la luz

Este recurso es ideal para cuando la docente está perdiendo el control del grupo o cuando el volumen de la voz de los niños está aumentando, por lo que al apagar y encender la luz captas la atención y así puedes continuar con dar una indicación.

7. Sonido instrumental

Si tienen algún pandero, una maraca, un tambor o algún otro instrumento musical, lo puedes tomar brevemente para captar la atención del público. También puedes usar un timbre escolar. Aquí tienes algunos instrumentos de música que puedes comprar para tu salón o puedes optar por hacerlos con material reciclado.

8. Aula aromatizada

En ocasiones el ambiente está muy tenso por lo que algún aromatizante de limón, naranja u otro olor puede ayudar a que se armonice el salón.

9. Botellas sensoriales

Excelente estrategia para tranquilizar a los niños y centrar su atención. Además si tienes niños mayores de 7 años pueden hacerlas ellos mismos. Utiliza diferentes recursos o materiales como arroz, algodón, piedras, botones, lentejuelas, colorantes, etc.

10. Ejercicios de Yoga

No sólo para beneficio de los alumnos, ya que a la maestra (o) también le irá bien hacer ejercicios de estiramiento entre clase y clase o cuando estén muy dispersos.

yoga para niños

11. Las canciones

Existen muchísimas canciones infantiles que puedes aprender y usar cuando el grupo se esté descontrolando, además de que tienen múltiples beneficios como el desarrollo del lenguaje, del vocabulario, de la imaginación, etc, favoreciendo la etapa preoperacional de Jean Piaget.

¡A continuación se muestra un corto vídeo con el baile de niños de 4 y 5 años en su fiesta de Navidad!

Recuerda que existen muchos factores por lo que los niños se pueden empezar a descontrolar: algunos son externos de personas que interrumpen la clase  o problemas familiares; pueden ser las actividades que planificas que no están al nivel del grupo o de las necesidades; que el material didáctico sea muy llamativo, no estén acostumbrados a usarlo o lo entregues en un momento no adecuado o por:

  • Diferencias en la cultura oral o escrita, es decir, tal vez no estas usando un lenguaje al nivel de los niños.
  • Las actividades de la secuencia didáctica no están adaptadas a la edad o no son interesantes: si usas una metodología tradicional debes cambiar y revisar más sobre la pedagogía activa,
  • Recuerda usar los juegos al aire libre recreativos, en equipo, dentro del salón, con y sin material para estimular la capacidad de escucha, de seguir normas, de trabajar en colaboración, de establecer comunicación, etc.
  • También puedes usar las adivinanzas para niños cortas, las mandalas didácticas, los dibujos para colorear,etc.